Las supersticiones en alta mar

Las supersticiones no sólo abarcan experiencias como cintas rojas, velas, ropa interior, hechizos de amor, conjuros, entre otros. La supersticiones podrían extenderse a los lugares más insólitos como por ejemplo una embarcación y sus marineros. 

Existen ciertas tradiciones que aún se mantienen vivas y que otorgan a los aventureros del océano la seguridad necesaria a la hora de emprender largos trayectos por barco. Pingüinos en el barco, monedas de plata y tiras de ajo son algunos de sus amuletos más extraños. Estas son tradiciones que han venido pasando de siglos en siglos hasta nuestros días otorgando tranquilidad extra a los marinos que se embarcan durante meses en altamar. 

La historia nos relata que los marineros han tomado como refugio a innumerables supersticiones que les han permitido hacer frente a distintas condiciones que se presentan en el  mar y que tienden a escaparse del control humano. La naturaleza en oportunidades tiende a jugar una mala pasada, los amuletos son el refugio de quienes lo portan, y pueden otorgar la tan deseada sensación de seguridad. 

Ropa interior femenina

Una prenda íntima femenina debe ser colgada en el mástil si se enfrenta una tormenta significativa ya que se considera que puede ser la última opción para que la misma se disipe, con ello se espera que los acontecimientos climáticos logren calmarse y el temporal mejora. De acuerdo al comandante del barco Drummond, Daniel Marcelo Jara este asegura que en una oportunidad se enfrentaron a una tormenta y recurrieron a este artilugio, en unas horas la tormenta se disipó.

Tiras de ajo

La tira de ajo con cintas en color rojo son utilizadas por numerosos barcos como una estrategia que les garantiza un viaje seguro. Esta es colocada en sitios claves como la cabina o quizás el centro de máquinas, en donde se piensa que en algún momento podrían ocurrir cierto tipo de inconvenientes técnicos que van más allá de la capacidad humana.

Pingüinos

Al barco no deben por ninguna razón subir pingüinos ya que ello podría ser fatal al momento de navegar en altamar. Es por ello que se encuentra terminantemente prohibido en el mundo de los marineros supersticiosos subir pingüinos al barco, y ello abarca desde pingüinos de peluche o vivos, ya que los mismos cuentan como una clara señal de mal augurio. 

Monedas de plata

Está superstición proviene de una legendaria tradición pagan, la cual consiste en colocar algunas monedas de plata en la construcción de los barcos con la finalidad de asegurar una protección extra en altamar. Cuando se trata de buques de guerra, las monedas son colocadas en la quilla, que corresponde a lo que sería la columna vertebral del barco en su base, mientras que en las fragatas suelen ubicarlas en la base del mástil principal.

Mujeres en el mar 

Está quizás se trata de una superstición que no cuenta con pies ni cabeza. Desde hace mucho tiempo, se cree que las mujeres en los barcos eran señal de mala suerte, pues históricamente las mujeres dentro de un barco no traen buena suerte, pero como toda superstición, esto ha sido desmentido. Llegado el año 2002, las mujeres adquirieron la posibilidad de ampliar sus estudios en la escuela de la armada como oficiales de comando naval. Ante tal situación los hombres debieron acostumbrarse al personal femenino cumple funciones dentro de los navíos de la fuerza. Esta es posiblemente la única superstición que hasta ahora ha sido desmentida.