La Confederazione spagnola della pesca, concorsi, ha insistito sull'urgenza di adottare misure d'urto con cui garantire la liquidità delle società, ma anche sicurezza giuridica e stabilità di bilancio, come un modo per affrontare ciò che è stato definito come il “catastrofe economica e sociale” causato dalla crisi Covid-19.

Estas medidas fueron señaladas durante la intervención llevada a cabo en las XXVII Jornadas Técnicas de Expomar, debido a la situación macroeconómica adversa que prevé el Fondo Monetario Internacional (FMI) para España debido a la caída del 12,8% del PIB, siendo esta la mayor de Europa. In tal senso, Garat señaló que la recuperación se logrará con el incremento del endeudamiento y medidas de estímulo fiscal, pero además con el aplazamiento de impuestos a fin de evitar la destrucción de las empresas, empleo y recuperación de la competitividad.

De acuerdo al secretario general de Cepesca, “las crisis no se financian con impuestos. Las circunstancias son tan graves –señaló Garat–, que las empresas no disponen de capacidad económica que grabar. Lo que hay son rentas perdidas. Si queremos mantener el empleo, reactivar la economía y el consumo, lo que no se puede hacer es subir los impuestos ni retraer las rentas, sino aportar liquidez”.

En lo que respecta al ámbito pesquero, este ha solicitado la aplicación de inmediato del Reglamento por el que Bruselas modificó el Fondo Europeo Marítimo y de la Pesca (FEMP) a fin de conceder ayudas de emergencia a las empresas y a los trabajadores del sector, entre las que se encuentran las paradas temporales de la flota para armadores y tripulantes.

Nello stesso modo, ha solicitado a los gobiernos, a la Comisión y al Parlamento europeo que mantengan cierta sensibilidad con la situación y que ésta se considere al momento de legislar y de ejecutar lo legislado, otorgando facilidades para la aplicación de las normas, pero también apostando por la eliminación de trabas y trámites de carácter burocrático que son innecesarios. Es así, como se señaló que el sector tiene por delante la Estrategia de Biodiversidad, la de la Granja a la Mesa y las modificaciones de los reglamentos de control y del FEMP que requieren tal enfoque práctico.

Durante su intervención Garat señaló, que entre los temas de preocupación que se presentan en el sector está la reducción en más de un 20% del consumo de pescado durante los últimos doce años, pero también de la caída de los precios en primera venta. Ante dicha situación, se volvió a solicitar la reducción como una medida urgente del IVA del 10% al 4% y adicionalmente, de la equiparación del gravamen de los productos pesqueros con otros alimentos básicos como el pan o la leche, está como una medida para lograr estimular el consumo y por sus beneficios nutricionales.

En referencia al plano comunitario, Garat solicitó a la Unión Europea gran coherencia en lo que respecta a sus políticas comerciales, sociales, de cooperación al desarrollo y pesquera, a fin de establecer normas que impidan la entrada de productos del mar de flotas que no alcanzan a cumplir los estándares que son exigidos por Europa, tanto en materia sociolaboral, como sanitaria, de conservación de los stocks, de seguridad a bordo y de inspección y control.